DIFERENCIAS ENTRE INCUBADORA Y ACELERADORA

Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Hace unos días publicamos en nuestro blog un artículo explicando en qué consiste y cómo funciona una aceleradora de empresas. En esta ocasión, nos gustaría profundizar señalando lo que diferencia una Incubadora de una Aceleradora, ya que a veces se genera cierta confusión al respecto.

No cabe duda de que las incubadoras de empresas y las aceleradoras de startups tienen varias cosas en común:  Ambas se preocupan por el desarrollo y el crecimiento de negocios con ideas innovadoras, ayudando así a minimizar las tasas de fracaso de las empresas en sus fases iniciales, pero veamos a continuación qué las diferencia:

 

  • La principal diferencia es que, mientras las incubadoras ayudan a sacar al mercado ideas de negocio o producto, las aceleradoras dan soporte y ayuda a proyectos que ya se encuentran en pleno desarrollo y, en algunos casos, lanzados ya al mercado. Las incubadoras trabajan dando apoyo a la startup en su fase más temprana, o como también se denomina, estado de semilla o fase “seed”, a fin de darle forma y testear su validez, logrando así que su salida al mercado sea un éxito. Una vez que el negocio ya ha sido lanzado, es el turno de la aceleradora, llamada así porque su misión es “acelerar” el proyecto y contribuir a la obtención de beneficios para que sea rentable a medio y largo plazo.

 

  • Las incubadoras se centran en un desarrollo natural, mientras que las aceleradoras buscan un crecimiento rápido de la empresa, ayudando en la obtención de recursos financieros y estrategias de mercado.

 

  • Las incubadoras suelen proporcionar un espacio físico y recursos materiales cuando es necesario, las aceleradoras en cambio, salvo algunas excepciones, no acostumbran a proporcionar este tipo de ayuda.

 

  • Una incubadora no suele proporcionar contacto con potenciales inversores, no es su principal misión, aunque puede asesorar al incubado sobre las distintas formas de obtener financiación. En cambio, las aceleradoras se ocupan de poner en contacto a los proyectos de su programa con inversores, tanto individuales (los conocidos como Business Angels) como empresas cuyo negocio consiste en invertir en startups (Venture Capital). También puede ocurrir que la propia aceleradora también sea inversora.

 

  • Las incubadoras acompañan a las empresas por un periodo de tiempo más extenso, la media está en los 6 – 9 meses. Las aceleradoras por el contrario cuentan con programas de corta duración, de aproximadamente tres o cuatro meses.

 

Una vez vistas las diferencias entre ambos conceptos, es turno del emprendedor ver qué encaja mejor con el estado de su proyecto, y aplicar en consecuencia a los muy diversos programas de incubación y aceleración disponibles.

Sandra L. Campos

CMO en EMC Soluciones Legaltech

En esta web únicamente utilizamos cookies propias absolutamente necesarias. No recabamos ni cedemos datos personales de los usuarios sin su conocimiento

Contacto

¿En qué podemos ayudarte?